fbpx

10 consejos para inexpertos del teletrabajo

La alerta sanitaria provocada por el COVID19 ha disparado el uso del teletrabajo. Así sucede al menos en todas aquellas personas que por la tipología de su empleo pueden practicarlo. Esta nueva forma de trabajar se ha convertido, de la noche a la mañana, en una realidad hasta ahora desconocida para muchas personas. Puesto que en Gcom Bolivia llevamos muchos años experienciando esta realidad laboral, se nos ha ocurrido crear un artículo con algunos consejos de nuestro equipo para gente que no ha teletrabajado nunca.

Con el fin de ayudar a aquellas personas sin mucha experiencia en estas lides y hacerles la transición más llevadera, hemos pedido a nuestros trabajadores, que nos den algunos tips o recomendaciones a la hora de enfrentarnos al teletrabajo.

Por supuesto, hay que tener en cuenta que el contexto actual es muy especial y que habría que analizar la realidad de cada caso. “Siendo realistas, el caos puede estar presente, sobre todo en casos de familias que deben atender a los/as pequeños/as de la casa, y en las que puede ser más complejo establecer rutinas recurrentes”. Con esto en mente, repasemos los consejos de nuestro equipo para trabajar en remoto:

10 consejos para teletrabajar con éxito

Hemos preguntado a nuestros compañeros que nos den algunos consejos o recomendaciones para aquellos que se enfrentan por primera vez a tener que trabajar desde casa:

  1. Definir muy bien el espacio de trabajo. Siempre que sea posible, separar adecuadamente los espacios de trabajo del resto de la casa, para poder desconectar y descansar al acabar la jornada laboral. Algunas viviendas lo hacen más fácil que otras, al igual que el contexto actual también incorpora nuevas variables que no esperábamos, sobre todo en familias con niños pequeños. Cuidar este entorno, ya que al final vamos a pasar muchas horas en él.
  2. Establecer los objetivos del día a primera hora. Revisar las tareas e incidencias que se hayan podido reportar desde el día anterior y tener la agenda del día clara y ordenada. Realizar esa planificación a través de un listado de tareas que se van tachando según se completan. Esto permite ver que los objetivos se van cumpliendo.
  3. Mantener un horario de trabajo estable y cumplirlo de forma estricta. Seguir la misma rutina que la que teníamos cuando trabajábamos en la oficina. Levántate y prepárate como para ir a la oficina. Dúchate, vístete, desayuna… de esta forma empezarás el día más ordenado. Una vez nos habituemos, se recomienda ir introduciendo pequeñas variaciones que nos hagan la vida más fácil y cómoda.
  4. Evitar trabajar en pijama, y prepararnos casi como si fuéramos a la oficina. Debemos cuidar la imagen personal y la higiene como lo hacemos cuando salimos de casa.
  5. Hacer pausas de 5 minutos cada hora y media para estar frescos y no caer en la posibilidad de que nos absorba el trabajo por la soledad.
  6. Comunicarte frecuentemente con tus compañeros mediante sistemas de mensajería instantánea, teléfono o videoconferencia. Ya que no podemos disfrutar de la vida social que supone una “cervecita” al mediodía, por lo menos te servirá para estar en contacto con tus compañeros.
  7. Practicar deporte y socializar. Esto en un contexto de normalidad deberíamos de poder hacerlo sin problema, sin embargo, la realidad actual nos obliga a ser creativos y utilizar herramientas digitales para ello.
  8. Pensar en la ergonomía. Esto aplica casi a cualquier tipo de trabajo. Disponer de una mesa elevable, que permita trabajar parte de la jornada de pie (aunque puede ser un caso muy específico motivado por necesidades posturales, nos ha parecido interesante mencionarlo). Si no quieres llegar a ese extremo, contar con una silla adecuada es un imprescindible.
  9. Armarse de paciencia para adaptarse a la situación. Los días (sobre todo en invierno) son largos, y hay veces que se pueden encadenar varios días seguidos sin salir casi de casa (en esto estamos haciendo todos/as un máster estos días).
  10. Disponer de una buena cafetera.

Ventajas y desventajas del teletrabajo

Por último, hemos querido preguntar a nuestros compañeros sobre las ventajas y desventajas que perciben a la hora de enfrentarse al teletrabajo. Entre las que nos han mencionado, destacamos las siguientes:

Ventajas:

  • Facilita centrar el trabajo en tareas individuales.
  • Disponer de más tiempo libre al no tener que conducir el trayecto de ida y vuelta al trabajo.
  • Evitar aglomeraciones, colas y reducir la contaminación.
  • Ahorro económico al no tener que recurrir a desplazamientos
  • Ausencia de limitaciones geográficas para llevar a cabo determinados proyectos.
  • Disponer de mayor capacidad para la conciliación familiar.
  • Aumentar la productividad en determinados casos y tipo de tareas al evitar distracciones.

Desventajas:

  • La soledad y el aislamiento social. Aunque es algo físico, porque estás en contacto (mail, slack y teléfono)
  • con personas en todo momento, se echa de menos el contacto cara a cara, comentar el día a día, tomar algo de forma distendida al finalizar la jornada etc.
  • Posible merma en la capacidad y rapidez a la hora de atender la duda de un/a compañero/a.
  • Puede resultar complejo coordinar ciertas tareas que involucren a varias personas.
  • Incremento en los gastos del hogar, perceptible sobre todo en la factura de la luz.

Fuente: https://www.revistacloudcomputing.com